Cuéntanos cada cuánto lo necesitarías: una vez, cada quince días, cada mes, cada tres meses, etc